El tocino y la velocidad

11.06.2018

Cuando yo era niño (soy muy mayor) se usaba mucho una expresión para definir la confusión de ideas, conceptos o simples formulaciones verbales: confundir la velocidad con el tocino. Hoy, como esa confusión es constante y habitual, ya no se utiliza, lo que no quiere decir que la superposición entre velocidad y tocino haya dejado de existir.

Hay campos donde la confusión se da con mayor insistencia y uno de ellos, al socaire de la lucha por la igualdad real entre sexos, es el de la feminización del idioma alentado por muchas mujeres no siempre con acierto pese a lo que crean. Cada poco una salida de tono sirve para ponerlo en evidencia, incluso es utilizada en su contra consiguiendo de esa manera lo contrario de lo que pretenden. La última de esas salidas de tono ha sido la protagonizada por la portavoz de Unidos Podemos en el Parlamento español Irene Montero al referirse a sí misma como portavoza -cuando en su propio perfil de Twitter se presenta como "portavoz"- como antes una ministra habló de miembros y miembras y otra parlamentaria de jóvenas. Está bien que luchen por la igualdad entre hombres y mujeres, pero no a costa de retorcer el lenguaje, que no tiene ninguna culpa de su discriminación. En todo caso, la trasluce, por lo que, retorciéndolo simplemente, la desigualdad no va a dejar de existir.

Como suele ocurrir con este tema, la polémica ha saltado desde el primer momento. Las redes sociales se han incendiado y todo el mundo ha comenzado a opinar sin reparar muchos de los que lo hacen, para qué, en que se trata de una cuestión de lengua, no visceral y mucho menos de ideología. Por decir portavoza o conserja no se es más feminista, de la misma manera que por decir miembro o joven, ya sea referido a un chico o a una chica, uno no es machista. Pero parece que mucha gente lo cree así, principalmente determinadas mujeres a las que su obcecación las lleva a creer que todos los hombres lo somos por definición, por lo que cualquier objeción a sus argumentos la toman como una agresión. Incluso cuando la objeción, como en este caso, es de sentido común, pues se trata de señalar una incorreción lingüística, no de otra cosa: si ya es difícil feminizar la palabra miembro, que es común en cuanto al género (el masculino o el femenino lo determina el artículo, no la palabra) mucho más lo será hacerlo con portavoz, cuyo segundo lexema, voz, es ya femenino por género (¿el masculino podría ser vozo?).

Siempre que entro en este jardín, ya sea por voluntad propia como ahora o porque alguien me pide mi opinión, recuerdo lo que decía Martin Luther King, el gran luchador por los derechos de los afroamericanos en su país y en el mundo: el peor racista es aquél que me da la razón cuando no la tengo, pues lo hace porque soy negro.

JULIO LLAMAZARES, El País (9 DE FEBRERO DE 2018)

· Resumen del texto. 

· Define los siguientes conceptos señalados dentro del contexto del texto: alentado (línea 6), ponerlo en evidencia (8), han incendiado (18), incorrección (26) y racista (32).

· Valoración y opinión personal del texto.